Una mirada al fenómeno del coaching en la actualidad

Una mirada al fenómeno del coaching en la actualidad

Definir hoy qué es el coaching es un gran desafío. De momento, solo plantearé un intento de definición, que, si bien no abarca la infinitud del concepto, al menos promete revelar algunas de sus posibilidades. El coaching es un modo de acompañamiento en procesos de aprendizaje personales y profesionales. El método del que se vale para acompañar a las personas se da a través de preguntas que invitan a reflexionar y ampliar nuevos horizontes de sentido.

El arte de este acompañamiento está en las preguntas que hace el coach al cliente y que van develando modos de ser y/o existir en ciertos dominios. El coaching no trabaja con categorías previas para otorgar diagnósticos o respuestas. No es PNL (Programación Neurolingüística). Tampoco es consultoría. Ni trabaja con enfermedades o patologías mentales. No es una disciplina que otorgue o dirija respuestas acerca del cómo hacer distintas cuestiones. Por lo tanto, no pueden existir coaching de ventas, marketing, nutrición, salud, finanzas; en todo caso, estos son procesos de mentoría o consultoría. De hecho, el coaching parte de poner al ser en libertad, y eso significa no decir cómo las personas deben vivir.

Existen muchos procesos de aprendizaje. Entre ellos, los procesos transformacionales de tres niveles, los de desarrollo humano, los conferencistas, los gurús, etc. Algunos de ellos serios y otros no tanto; incluso nos atrevemos a decir que han sido importantes en algunos momentos de la vida de las personas; sin embargo, lo mencionado anteriormente distan de ser acompañamientos de coaching; por ejemplo, el coaching no interviene dando retroalimentación, asesorías, conferencias o consejos. Tampoco promueve ideales del éxito, estilos de vida tipo The american way of life o figuras aspiracionales. En cambio, los procesos de coaching ontológico-profesionales promueven el desarrollo del sentido para ampliar horizontes y campos de posibilidades, y esto se encuentra más allá del concepto moderno de la vida “éxitosa”.

Para nosotros, en Aprending, no es lo mismo una vida exitosa que una vida con sentido, optamos por la última. Y tampoco, la palabra sentido la asociamos con el concepto propósito. Hoy creemos que las palabras éxito y propósito como pueden desarrollar libertad, también pueden crear esclavitud; y para nosotros el coaching está más allá de cualquier dicotomía (bien y mal, éxito y fracaso, etc.) y del concepto estructurante de la subjetividad. Partimos de que habitamos en un gran colectivo donde somos una pluralidad de singularidades. Es decir, creemos que el ser (la existencia) atraviesa cualquier concepto y/o categoría. El ser siempre está en esa pugna existencial de crearse libertad, y esa libertad está más allá cualquier palabra o concepto.

Por otra parte, creemos que el coaching tampoco es autoayuda. De hecho dista mucho de ello, pues ya que a menudo los procesos de aprendizaje en coaching suelen llevar una carga de angustia existencial, dado que el aprendizaje a menudo no solo queda en el terreno de las acciones, sino en el dominio de nuestra comprensión de nosotros mismos. El coaching no da respuestas y menos rápidas. Algo sumamente importante es que no impone la dinámica de lo obvio, es decir, no impone lo “normal que se debe hacer” o lo que se dice que se tiene hacer y ser. En este último punto, es donde se encuentra nuestra principal diferencia con la autoayuda, porque muchas veces lo que se dice que debe ser, no pone al sujeto en una capacidad crítica para saber determinar sus elecciones, es decir, sus elecciones son impuestas por ese “gran otro” que al final no es nadie, sino un discurso normativo, maniqueo e infantil de la sociedad que promueve en esta modernidad la maquinización del sujeto, en vez de la humanización.

No aspiramos con esto a llegar a ninguna totalidad ni a una clasificación de los conceptos del coaching. Solo intentamos promover en los lectores, interesados y posibles usuarios, una mirada crítica a los conceptos, de tal manera seamos más responsables ante la tremenda ambigüedad conceptual y del lenguaje.

Claudia Puente de Carvajal.

Consultora & Coach Ontológico

cpuente@aprending.com.mx

Jesús Carvajal Mtz.

Coach Ontológico & Organizacional

jcarvajal@aprending.com.mx

Newsletter